miércoles, 30 de abril de 2014

"París no se acaba nunca" Vila-Matas

Novela: París no se acaba nunca.
Autor: Enrique Vila-Matas
Editorial: Anagrama, 2003.

Contexto Histórico: En 1974 la vida en España está  marcada por decadencia del  régimen franquista. El presidente el gobierno Arias Navarro proclama unas medidas aperturistas que son puestas en tela de juicio al poco tiempo por la ejecución a garrote vil de Salvador Puig Antich   y de la fuerte oposición del llamado bunquer formados por los más conservadores del régimen. La oposición democrática comienza a organizarse en Francia, En Suresme Felipe Gonzalez es elegido presidente del SOE. En el mes de julio Franco obligado por su enfermedad delega en el príncipe Juan Carlos el gobierno de España. En Francia Valéry Giscard d´Estaing es elegido presidente de la República.

Resumen:
En esta novela, Vila-Matas, nos hace una exposición autobiográfica de los dos años pasados en París, mientras escribía su novela “La asesina ilustrada”. La ironía juega un papel principal en esta obra ya que como dice su autor “al burlarse de los demás, acaba burlándose de sí misma”. Fue inquilino de Marguerite Duras en la buhardilla del edificio en el que vivía la escritora y directora de cine francesa, de quien aprendió los recursos que todo escritor novel debe imprimir en su trayectoria literaria. Novela de tesis para una conferencia de tres días, en la que hace saltos en el tiempo, situándose en diferentes etapas de la vida de Vila-Matas.
Evoca la figura de Hemingway emulando al libro que escribió el premio nobel: “París es una fiesta” y su idea de que la ciudad de la luz no se acaba nunca.  
En esa etapa parisina coincide con personajes del mundo literario y artístico, y a otros los evoca en su recorrido por las calles, edificios, cafés y ambientes que frecuentó. Enumerando a unos cuantos:  Pascal, Javier Grandes, Scott Fitzgerald, Jeanne Hébuterne, Marcel Proust, Monterroso, Rimbaud, Mallarmé, Julien Gracq, Raúl Escari, Gerald de Nerval, Rikel, Susan Sontang, Benet, la propia Marguerite Duras, Romain Gary, André Guide, Becket… Va arrojando información de la vida de estos personajes con anécdotas y frases, muy ilustrativas. Un compendio de información que todas las personas interesadas en literatura deberían conocer

Personajes:

Vila-Matas: nos cuenta sus experiencias y vivencias durante estos dos años en París con el toque de ironía con el que está definido toda la novela. Su obsesión de que le encuentren un parecido físico con Hemingway, su ideal de personaje, por lo que en su conferencia establece un diálogo con el público, su mujer y con los distintos personajes. Sus inicios en la carrera literaria, contando anécdotas que afectan a aquellos años, a sus relaciones, amistades, vida sexual. Llevando al lector de la mano en este periplo de citas de personajes ilustres y manifestaciones artísticas. 

Hemingway: personaje referente para el autor, tanto que en su proceso de mimetización quiere que todo el mundo le encuentre un parecido físico con él. Esta novela se inspira en el último capítulo del libro de Hemingway "París es una fiesta", que precisamente se titula "París no se acaba nunca".

Marguerite Duras: "Para abordar la escritura, hay que ser más fuerte que una mismo. Hay que ser más fuerte que lo que se escribe” Estas palabras son de la casera, musa, mecenas…  de Vila-Matas, en la novela. Fue en su buhardilla donde el protagonista, la “sueña” y la escribe.
 
         Tema: A través de la conferencia-seminario, el autor narra sus primeros pasos en el mundo de la literatura en el París de 1974.

          Estructura: Abierta y aditiva. Rompe con lo convencional de género narrativo. Hace una mezcla de elementos: cartas, géneros, notas... Es un collage de 113 capítulos.

     Género Literario: Novela autobiográfica, en la que destaca la ironía encuadrada dentro del Postmodernismo, que transgrede todas las convenciones literarias establecidas.

          Lenguaje: Culto, refinado, muy literario. Introduce citas de autores y obras literarias.

          Espacio y tiempo: Una novela en el que el factor temporal es importante, saltos en el tiempo a través de distintas épocas, ciudades y personajes evocándolos a través del espacio interior de sus recuerdos.

miércoles, 9 de abril de 2014

Conversaciones con el Autor: Enrique Vila-Matas


 Dentro del ciclo "Conversaciones con el Autor", el pasado 3 de abril, tuvimos un encuentro con el escritor: Enrique Vila-Matas. En su biografía se le considera un escritor de culto. Tiene reconocidos premios, entre los que destacamos: el Nacional de la Crítica y el Lara en nuestro país; es Caballero de la Legión de Honor en Francia...  A todos nos extraña que a este autor no le hayan dado el Premio Nacional de Literatura. Elemento clave que da un viraje a la Literatura de los años ochenta.

Para el no considera importante su infancia para trasladarla a sus obras. Escritor de ciudades, entre otras, Melilla y París. En la primera escribió "En un lugar solitario". Y en París: "París no se acaba nunca", ciudad en la que fue inquilino de la escritora Margueritte Duras y en la que escribió su segunda novela "La asesina ilustrada".
Habló de su última novela "Kassel nos invita a la lógica". Un proyecto muy ambicioso con el que ha pretendido seducir al lector y el resultado es que el atrapado ha sido el escritor. La novela tiene como fondo la Europa destruida de 1945.




Introduce el arte en todos sus términos con una frase; "Arte y vida se funden para llevar el arte a su máxima cumbre; el arte es vida; la vida es arte. La curiosidad nos lleva a estar más vivos".

Hace un desmontaje de los términos de narrador/escritor, como personas que cuentan/personas que escriben; existe una diferencia sutil pero importante. No se tiene una visión completa, antes se negaba el movimiento; Diógenes dijo que todo se resuelve poniéndose en marcha. Para un escritor el movimiento y solución de su problema se resuelve "poniéndose a escribir".
Por lo que respecta al desmontaje del "Realismo": contagia el sentido de libertad narrativa, todo es libre. Lo que Vila-Matas hace es diferente, de ahí que no recomienda a nadie que pretenda seguirle en su estilo. En el libro de Kassel... hace una conexión entre el arte contemporáneo y la literatura, que puede ser interesante para otros escritores. "Cada escritor ocupa un lugar. Hay que abrir los ojos a todo lo que ves: la mirada es el triunfo del estilo y único recurso que le queda a la literatura".


Vila-Matas se quiere divertir escribiendo y dice: "cada vez me divierto más". La escritura está para pasarlo bien, todo lo que hace es para evitar el sufrimiento, para lo que se aleja, algunas veces, de la coherencia. Tanto la intervención del público como del escritor tiene algo de espectáculo.
Enamorado de lo portugués: nos habla de Alberto Elder, gran poeta, desconocido para casi todos.

Fue un interesante encuentro.