lunes, 20 de mayo de 2013

Excursión a Soria : Antonio Machado


El miércoles 8 de Mayo fuimos de excursión a Soria, tras los pasos de Antonio Machado, aunque nos encontramos, también, con los de Bécquer  y Gerardo Diego, tres poetas adoptados por la ciudad soriana.
Disfrutamos con la visita a Los Arcos de San Juan de Duero, donde tuvimos la ocasión de deleitarnos con el  románico de su claustro y de su pequeña iglesia, todo ello magníficamente explicado nuestra guía. Nosotros aportamos nuestro granito de arena a tan magnífico lugar leyendo el relato de Bécquer “El Monte de las Animas”.

Después visitamos la ermita de  San Saturio. La tradición dice que vivió el anacoreta visigodo, San Saturio, santo patrono de la ciudad de Soria, bajo cuya advocación se encuentra el templo desde el siglo XVI y que, curiosamente, repite la estructura octogonal arquetípica del Temple.
Nuestro propósito era leer, en la vereda  que va de San Polo a San Saturio, el poema de Machado: Campos de Soria, “He vuelto a ver los álamos dorados…”, pero la lluvia nos lo impidió, Encarna lo hizo, magníficamente, dentro del autobús.
Visitamos la iglesia conventual  de Santo Domingo, abarca dos épocas claramente diferenciadas: siglo XII en la parte románica del templo y en la torre contigua; en el siglo XVI se le adosó el convento que le da nombre. 
Seguidamente estuvimos en la, creo que para casi todos, “la guinda de la excursión”: El Instituto "Antonio Machado" de Soria. Aquí inicio su magisterio, el poeta, como Catedrático de Lengua francesa en el curso 1907-1908, a los 32 años de edad, el profesor D. Antonio Machado Ruiz impartió docencia a estudiantes de Bachillerato que tenían entre 13 y 15 años. El viejo caserón de los jesuitas ya era un símbolo de la ciudad. La guinda que hablo más arriba, nos la regaló, Ana, nuestra guía, trayéndonos al aula, donde el poeta impartía  sus clases al actual director del centro. Persona amante de la obra de Machado, así como un magnifico comunicador que nos dejo a todos encantados.
Como dato anecdótico nos encontramos con Álvaro de Marichalar, que nos explicó el patio de su casa y sus orígenes en la nobleza soriana.
 Luego comimos de maravilla. Después del café y de vuelta a la cultura, visitamos la Concatedral de San Pedro, Palacio de los Condes de Gómara, calle del Común, , Plaza Mayor, con la iglesia de la Mayor, en la que se Machado con Leonor, el Ayuntamiento, la antigua cárcel, la cuesta a la iglesia del Espino donde se encuentra el “Olmo seco”, de Machado y donde se leyó el poema referido a dicho árbol. Seguidamente con el agua cayéndonos sobre nuestras cabezas visitamos el cementerio Municipal de la Capital, recitamos sobre la tumba de Leonor, el poema: “La muerte entró en mi casa”.
Y vuelta a callejear, nos dirigimos al Casino de la ciudad, hoy casa de los poetas, previa breve parada en el joyita románica de San Juan del Rabanera. En la casa museo, el historiador Manuel Melendo, hizo una magnifica disertación sobre los tres poetas adoptados, y pudimos recrearnos con sus obras en el precioso audiovisual allí instalado.
Al finalizar, cinco minutos de”tiempo libre” lo que aprovechó la gente para salir corriendo a por torreznos, caballitos, chorizos y demás souvenirs culinarios. Sobre la siete de la tarde, emprendimos nuestro regreso a casa.



lunes, 13 de mayo de 2013

Autor: Javier Tomeo
Editorial Anagrama
Lugar de edición y año: Barcelona 1985

Análisis del contenido:

La novela nos relata a lo largo de una entrevista de trabajo la relación enfermiza de dos hombres con sus madres. El entrevistado un hombre de 30 años vive sometido por su madre viuda que lo maneja como una marioneta, hasta impedirle trabajar, usando un pequeño defecto físico para dominarlo. El entrevistador vive atormentado por la muerte de su madre cuando era niño en un accidente doméstico del que se cree culpable.

Personajes:

El Aspirante es un hombre  culto al que le gusta la lectura y la música y retraído; con treinta años  comete su primer acto de rebeldía desafiando a su madre, mujer posesiva,  que lo tiene prácticamente secuestrado, no le deja trabajar, ni tener vida social; acude a una entrevista para solicitar el empleo de guarda jurado en un banco, porque siempre les ha tenido respeto. 

El Sr. Krugger es el director del departamento de personal del banco; se presupone que es una persona muy válida para su cargo, pero al encontrarse con la persona que estaba entrevistando, poco a poco, se va dando cuenta de que hay algunos puntos que a los dos les unen, la soledad y la obsesión con sus madres, y él va pensando que sin querer también se siente en la necesidad de sacar puntos de su vida que tenía muy guardados en los más profundo de su memoria. En cierto momento el entrevistador pasa a ser el entrevistado y viceversa.
 Tema: Relación obsesiva, posesiva, enfermiza y culpable entre las dos madres y sus hijos protagonistas del libro. Falta de comunicación.
 
Estructura: Seis capítulos o apartados. Lineal con recuerdos del pasado y cerrada por que la historia concluye.
 
Género literario: Novela psicológica, con tintes surrealistas y dramáticos. El narrador se expresa en primera persona, hay diálogos, monólogos, cierto estilo sarcástico seguidora del estilo kafkiano. Son, prácticamente, dos monólogos.